A la conquista de un Nobel de Literatura, un Nobel de Economía y un Nobel de la Paz - Inspiración de Jesucristo

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

A la conquista de un Nobel de Literatura, un Nobel de Economía y un Nobel de la Paz

Proyecto Generador de Empleo


A LA CONQUISTA DE UN NOBEL DE LITERATURA,
UN NOBEL DE ECONOMÍA Y UN NOBEL DE LA PAZ


No habrá gloria,
ni grandeza en nuestra creación y formación,
hasta que exista la criatura humana,
el hombre formado.

Popol Vuh


No invitamos a nadie para que escriba el prólogo de este testimonio laboral, por una razón muy sencilla: nadie en el mundo es capaz de expresar con fidelidad nuestros sentimientos. Nadie conoce nuestros secretos. Nadie puede comprender toda la crueldad de la sed y el hambre que hemos padecido y padecemos los pobres en este planeta. Es imposible confesar todo el sufrimiento y la humillación que soportaron nuestros antepasados y que están soportando nuestros padres, nuestros hermanos y nuestros hijos. Es imposible expresar toda la represión y la masacre que sufrimos por el simple hecho de ser pobres.

Nadie tiene que agradecernos nada. Cada quien tiene que ganarse lo suyo. Con su propio trabajo, cada quien deberá conquistar su propio Nobel de la Paz, conquistando su propio Nobel de Economía. Cada quien tiene obligación de conquistar su propio Nobel de Literatura, enseñándole a sus hijos y hermanos lo que hay qué hacer para librarse de la miseria y corrupción humana. A los pobres los discursos y las promesas estériles de los demás únicamente nos sirven para prologar nuestra agonía. Sólo cuando los pobres tenemos un trabajo bien remunerado, la tranquilidad y la prosperidad inunda el hogar de nuestras familias. El máximo Premio Nobel que los pobres anhelamos son incapaces de concedérnoslos en Europa. No es una ensangrentada y miserable cantidad de dinero y prestigio la que anhelamos. Para los pobres que somos víctimas de la miseria humana, cuando comprendemos cuáles son las causas reales de tanta muerte, cuando comprendemos que las bombas y las balas no son la causa de tanto asesinato en el mundo, toda la engañosa y mortífera propaganda de los sistemas inventados y sus instituciones, no es otra cosa sino la hipocresía de los hombres manifestada públicamente.


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal