Al pie de la cruz de Jesucristo - Inspiración de Jesucristo

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Al pie de la cruz de Jesucristo

Comunicados


AL PIE DE LA CRUZ DE CRISTO


Fieles hermanos y hermanas de Santa Rosa de Lima y de El Salvador:

Nuestro Señor Jesucristo en su amada Santa Cruz padeció todos nuestros pecados, por amor a nosotros, por amor a los descarriados hijos e hijas de Dios, por nuestra redención.

Siempre y en todo lugar, los fieles hijos e hijas de Dios debemos amar su Santa Cruz, al pie de su amada Santa Cruz debemos ofrendar nuestra vida, por amor a nuestro Señor Jesucristo.

En nuestra Santa Iglesia Católica, los fieles hijos e hijas de Dios nos congregamos al pie de la Cruz de Cristo, rogándole a nuestro Dios Padre nos libre de gloriarnos si no es en la Santa Cruz de nuestro Señor y Salvador.

Al pie de la Cruz de Cristo, durante dos milenios, miles de millones de hijos e hijas de Dios, siendo niños y niñas, hemos tenido la divina dicha de ser bautizados en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Al pie de la Cruz de Cristo, los fieles cristianos y cristianas nos congregamos en nuestra Santa Iglesia, a escuchar la Palabra de Dios y a comulgar su Sagrada Eucaristía, conforme la voluntad de nuestro Señor y Redentor.

Al pie de la Cruz de Cristo, durante dos milenios, los fieles hijos e hijas de Dios nos hemos mantenido unidos, arrepintiéndonos de todos nuestros pecados, pidiendo perdón, rogando por la salvación de las almas.

Al pie de la Cruz de Cristo, en nuestros sagrados templos, los fieles hermanos y hermanas de Jesucristo presentamos nuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es nuestro verdadero culto.

Al pie de la Cruz de Cristo, los cristianos nos transformamos, por medio de la renovación de nuestro entendimiento, para conocer la buena voluntad de nuestro Dios Padre, agradable y perfecta.

Al pie de la Cruz de Cristo, así como la Santísima Madre de Dios con nosotros nos enseñó a hacerlo, nos resignamos ante la misteriosa y misericordiosa voluntad de nuestro Dios Padre.

Al pie de la Cruz de Cristo, los fieles hijos e hijas de Dios debemos renunciar a las tentaciones del Diablo, rogando por el arrepentimiento de los creyentes que provocan cada vez mayor división eclesial.

En Santa Rosa de Lima, todos los fieles hijos e hijas de Dios que ahora son mayores de edad, saben que yo era un joven rico, poseedor de la herencia que me proporcionó mi familia y de mis propios negocios.

Gracias a Dios, un año después del cobarde asesinato de Monseñor Romero, comencé a perfeccionar mi vida, vendiendo todos mis bienes, para dárselo a los pobres, tomando mi cruz, siguiendo los pasos de nuestro Señor.

Gracias a Dios, durante los últimos 25 años me he dedicado a desenmascarar a los sacerdotes corruptos, a quienes han manipulado el poder eclesial para impedirnos hacer obras de fe en Santa Rosa de Lima.

Al pie de la Cruz de Cristo, al Tribunal Eclesiástico de El Salvador, voy a demostrarle que obro bien, que mis escritos promueven el arrepentimiento de los sacerdotes depravados, para lograr la salvación de sus almas.

Al pie de la Cruz de Cristo, el 30 de agosto de 1990, cuando en nuestro templo cumplimos 15 años de estar siendo estafados, desenmascaré al sacerdote Leopoldo Barreiro Gómez, al que prefirió seguir siendo homosexual.

Al pie de la Cruz de Cristo, este 30 de agosto de 2005, cuando en nuestro templo cumplimos 30 años de estar siendo estafados, voy a desenmascarar para siempre la depravación sexual del pederasta Padre Maligno.

Al pie de la Cruz de Cristo, el 30 de agosto de 1990, el homosexual Leopoldo Barreiro Gómez se negó a arrepentirse y pedir perdón, por lo cual se vio obligado a irse huyendo de nuestro pueblo y de nuestra nación.

Al pie de la Cruz de Cristo, este 30 de agosto, los ex monaguillos víctimas del Padre Maligno y todos los que se congreguen en nuestro sagrado templo, van a presenciar el arrepentimiento o la cobardía del Padre Maligno.

Al pie de la Cruz de Cristo, este 30 de agosto, en nuestro sagrado templo, al pederasta Padre Maligno lo obligaré a arrepentirse y pedirle perdón a los ex monaguillos y excomulgados víctimas de su depravación sacerdotal.

Al pie de la Cruz de Cristo, este 30 de agosto, ante todo el mundo voy a demostrarles que el Padre Maligno me aborrece, por haber escrito y distribuido los libros donde publico su depravación sacerdotal.

Este 30 de agosto, a todo nuestro pueblo y al Tribunal Eclesiástico, voy a demostrarles que el Padre Maligno jamás se atreverá a demandarme en los Tribunales de Justicia, porque en mis libros publico la verdad.

En el Tribunal Eclesiástico saben que el Padre Maligno no se atreve a demandarme en los Tribunales Públicos, porque los ex monaguillos víctimas del pederasta Padre Maligno no le permiten que me acuse injustamente.

El pederasta Padre Maligno sabe que si se atreve a demandarme injustamente en los Tribunales de Justicia, ante todo el mundo será severamente juzgado e irremediablemente condenado por su depravación sacerdotal.

El Padre Maligno sabe que la Ley de nuestro Dios Padre es inquebrantable, que mientras no se arrepienta su depravación sacerdotal no prescribirá nunca, y que por su depravación será juzgado y condenado en el Juicio Final.

¿Será el pederasta Padre Maligno capaz de arrepentirse y pedir perdón por los crímenes que ha cometido, o se irá huyendo de nuestro pueblo, al igual que se fue huyendo el homosexual Leopoldo Barreiro Gómez?

En Santa Rosa de Lima, a veintiuno de agosto del quinto año del tercer milenio de nuestra era cristiana.


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal