Celebrando medio siglo de ser hermano de Jesucristo - Inspiración de Jesucristo

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Celebrando medio siglo de ser hermano de Jesucristo

Comunicados


CELEBRANDO MEDIO SIGLO DE SER HERMANO DE JESUCRISTO


Fieles hermanos y hermanas de Santa Rosa de Lima:

El 29 de junio de este año 2006, voy a cumplir 50 años de ser hermano de Cristo, gracias a que fui bautizado en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Por voluntad de nuestro Dios Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, desde el 26 de junio de 1956, espiritualmente soy hijo de la Santísima Virgen María, Madre de todos los hermanos y hermanas de Jesucristo.

Nadie en este mundo, ni en el cielo, puede negar que por voluntad de Dios y del Hijo y del Espíritu Santo, durante 50 años he sido cristiano, y seguiré siendo cristiano, al haber sido bautizado conforme la Sagrada Escritura.

Satanás y sus demonios nunca han logrado engañarme para que renuncie a mi bautismo cristiano, ni con sus falsas doctrinas, ni con sus mundanas vanaglorias, ni con sus amenazas de cárcel o muerte.

Como cristiano renuevo mi bautismo, cuanta vez desenmascaro a los predicadores corruptos, realizando obras de justicia y misericordia que benefician a nuestros hermanos pobres y desvalidos.

Como religioso cristiano cumplo mi obligación evangélica de ayudar a los pobres y desvalidos, utilizando los recursos humanos, técnicos, materiales y espirituales disponibles para su promoción y desarrollo.

Como escritor cristiano cumplo también mi obligación, enseñándole a nuestros hermanos y hermanas confundidas e ignorantes, el verdadero evangelio y la sana doctrina de nuestro Señor Jesucristo.

Satanás y sus demonios no quieren que los ignorantes conozcan y practiquen la religión pura de Jesucristo, para que los pastores protestantes los sigan estafando y condenando al infierno donde reinan.

Los invito a ayudarme a evangelizar a nuestros hermanos ignorantes, invitándolos a leer o escuchar el libro “Ministerio Emmanuel”, el libro “Santa Madre de Dios” y todos los libros que he escrito.

Asimismo, reconociéndolos como hermanos y hermanas de nuestro Señor Jesucristo, los invito a que me ayuden a organizar e iniciar las clases de la Escuela de Educación Especial “Divina Providencia”.

¡Nuestro Dios Padre les bendiga!

Alfredo Medrano

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal