Cumplimos nuestro deber cristiano - Inspiración de Jesucristo

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cumplimos nuestro deber cristiano

Sacerdotes homosexuales y pederastas en Santa Rosa de Lima


EN LA IGLESIA CATÓLICA, AL DENUNCIAR A LOS SACERDOTES HOMOSEXUALES Y PEDERASTAS, CUMPLIMOS FIELMENTE LOS MANDAMIENTOS DE NUESTRO DIOS PADRE YAHWEH


En El Salvador, al igual que en las demás naciones, por culpa de los sacerdotes, obispos, cardenales y papas corruptos e hipócritas, los sacerdotes homosexuales y pederastas han cometido y continúan cometiendo crímenes sexuales impunemente. sin importarles el desprestigio de nuestra Santa Iglesia Católica, ni los daños y perjuicios que nos han causado a sus víctimas.

Por ser justo y necesario, por ser  nuestro deber y salvación, para hacer prevalecer el bien de nuestro Dios Padre YAHWEH y procurar la salvación de las almas, las víctimas de los sacerdotes homosexuales y pederastas, durante décadas hemos cumplido fielmente el evangelio de nuestro Señor Jesucristo, dedicándonos a denunciar a los sacerdotes depravados que en la Iglesia Católica han abusado sexualmente de seminaristas y niños acólitos. Para que los corruptos no continúen cometiendo más crímenes, para que no sigan siendo hipócritas, en todos los pueblos y naciones continuaremos desenmascarando a los feligreses, sacerdotes, monseñores, obispos, cardenales y papas que han promovido, financiado y encubierto a los sacerdotes depravados.

La conversión del Papa Benedicto XVI


Gracias a Dios durante décadas nos dedicamos a denunciar la corrupción que en todos los pueblos y naciones se estaba imponiendo desde el Vaticano, hasta que logramos que el Papa Benedicto XVI cambiara de actitud y se dedicase, igual que nosotros, a enjuiciar y condenar a los sacerdotes homosexuales y pederastas.

La actual generación de víctimas de los sacerdotes homosexuales y pederastas, hemos tenido que soportar los daños y perjuicios que nos han causado los encubrimientos impuestos por los Papas Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Nunca en la historia de la Iglesia Católica se había logrado que un Papa se arrepintiera y denunciara a los sacerdotes depravados, hasta que por fin logramos derrotar la maldad impuesta desde el Vaticano y que se arrepintiera el Papa Benedicto XVI.

Cuando era Prefecto de la Fe el Cardenal Ratzinger los encubría, y ahora el Papa Benedicto XVI se arrepiente de sus pecados y los condena ante todo el mundo. El arrepentimiento que ha manifestado el actual Papa en Usa, Alemania, Irlanda, Australia, etc., demuestra que las víctimas de los sacerdotes homosexuales y pederastas seguimos teniendo absoluta obligación cristiana a seguirlos denunciando en El Salvador y en todas las naciones latinoamericanas, africanas y asiáticas, donde los sacerdotes depravados continúan siendo amparados por los obispos y cardenales corruptos.

El Papa Benedicto XVI ha condenado a los sacerdotes corruptos, en Australia, USA, Irlanda, Alemania, es decir, en las naciones donde la opinión pública generada por los medios de comunicación los ha obligado a dejar de ampararlos y a denunciarlos. Desgraciadamente, en El Salvador, en Centro América, en América Latina, en las naciones pobres, los sacerdotes homosexuales y pederastas siguen siendo amparados por los obispos y cardenales, de tal forma que a los depravados e hipócritas les siguen permitiendo tener acceso a los inocentes e indefensos niños y niñas de nuestra Iglesia Católica.

Los sacerdotes homosexuales y pederastas son criminales e hipócritas

Por la maldad e hipocresía que los obispos y cardenales continúan demostrando en nuestras naciones, a las víctimas de los sacerdotes homosexuales y pederastas nos siguen tratando como si nosotros fuéramos los criminales, mientras que a los sacerdotes depravados los siguen amparando y encubriendo descarada e hipócritamente, brindándoles toda clase de facilidades para no arrepentirse e indemnizar a las víctimas, para que continúen impunemente engañando y pervirtiendo a más niños y jóvenes en nuestros templos e instituciones eclesiales.

La perversión e hipocresía manifestada por los encubridores de los sacerdotes depravados, debemos desenmascararla en todos los pueblos y naciones, haciendo prevalecer en nuestra Santa Iglesia Católica la justicia y misericordia de nuestro Dios Padre YAHWEH.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal