Hablen por el mudo - Inspiración de Jesucristo

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Hablen por el mudo

Comunicados


¡HABLEN POR EL MUDO!
¡NO SEAN CREYENTES CRIMINALES!


Abre tu boca en favor del mudo
en el juicio de todos los desvalidos.
Abre tu boca, juzga con justicia
y defiende la causa del pobre y del menesteroso.

(Proverbios 31, 8-9)


Fieles hermanos y hermanas de El Salvador:

Los pastores protestantes, durante décadas, han estado negándose a que todos los hermanos y hermanas cristianas nos unamos para construir, en nuestra amada Santa Rosa de Lima, la Escuela de Educación Especial “Divina Providencia”.

Los pastores protestantes se niegan a ayudarle a los niños y niñas discapacitadas, porque los consideran dardos de Satán, tal como el falso Apóstol Emilio Ortez lo publicó en su libro titulado “Experiencia Familiar Inesperada”, el cual vendieron en la Iglesia Emanuel.

El falso Apóstol Emilio, en su libro difamó a su inesperado y sordomudo nieto, al publicar que el niño es dardo de Satán. Ese satánico libro protestante es una criminal violación a los más elementales derechos de todos los niños y niñas discapacitadas, en cuanto que los hijos e hijas no son obra de Satán, sino herencia de nuestro Dios Padre.

Los endemoniados protestantes están enojados y quieren enjuiciarme, encarcelarme y matarme, porque en mis libros desenmascaro la criminal ignorancia que padecen los pastores estafadores que publicaron que su sordomudo nieto es dardo de Satán.

Gracias a Dios, en nuestra Santa Iglesia Católica siempre nos han enseñado la verdadera doctrina cristiana, haciéndonos saber que al amar y servir a nuestros hermanos y hermanas discapacitadas, es a nuestro Señor Jesucristo a quien amamos y servimos.

En nuestra Santa Iglesia Católica, en todas las naciones, nos dedicamos a promocionar los derechos humanos de nuestros hermanos y hermanas discapacitadas y pobres, porque todas nuestras organizaciones religiosas, durante siglos, nos han enseñado que nuestro Señor Jesucristo disfruta nuestro amor y servicio eclesial, cuanta vez en nuestras instituciones benéficas y sociales amamos y servimos a nuestros hermanos y hermanas más necesitadas.

Nuestro Dios Padre no desea que los criminales pastores protestantes sigan utilizando los templos para difamar y asesinar a nuestros hermanos discapacitados y pobres. La Palabra de Dios nos exige usar nuestra voz cristiana para proclamar y defender los derechos de nuestros indefensos hermanos y hermanas, diciéndonos: “Abre tu boca en favor del mudo en el juicio de todos los desvalidos. Abre tu boca, juzga con justicia y defiende la causa del pobre y del menesteroso.”

Los asesinos protestantes pueden utilizar todo su satánico poder para matarme, que para eso nuestro Dios Padre me ha dado vida, para morir por su causa. El Diablo también les ha ordenado quemar mis libros y que no los lean, para que sus endemoniados creyentes sigan siendo criminales e ignorantes. El Diablo y todas sus satánicas sectas fracasarán, incluso después de mi muerte, porque nunca lograrán que mis libros dejen de proclamar, a viva voz, que en nuestra amada Santa Rosa de Lima es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, construir la Escuela de Educación Especial “Divina Providencia”.

Gracias a Dios, mi espíritu siempre estará con los hermanos y hermanas cristianas que nos ayuden a construir la Escuela de Educación Especial “Divina Providencia”, con los fieles hijos e hijas de Dios que amen y sirvan a nuestros hermanos y hermanas discapacitadas con la misma intensidad que amamos y servimos a nuestro Señor Jesucristo.

Los criminales protestantes también se han negado a que los cristianos nos unamos para construir cientos de Hogares de Jesucristo, donde todos nuestros niños huérfanos y ancianos pobres puedan vivir con el amor y atención que los fieles cristianos estamos obligados a brindarles; asimismo se han negado a que los cristianos nos unamos para comprar cientos de hectáreas de terreno, donde podamos construir miles de Hogares de Jesucristo, que sean legítima propiedad de las familias más pobres de nuestro municipio y departamento.

Los criminales protestantes se oponen a que los cristianos nos unamos para comprar terrenos y construir miles de Hogares de Jesucristo que sean legítima propiedad de las familias pobres de nuestro municipio y departamento, porque quieren seguir utilizando los templos de sus infernales sectas para que sus malignos e ignorantes creyentes les sigan financiando sus salarios, vehículos, terrenos, residencias, negocios, viajes, y todos sus mundanos vicios y vanaglorias.

Los pastores malignos no quieren que sus endemoniados creyentes donen dinero para financiar obras sociales que beneficien a nuestros hermanos discapacitados y pobres, porque en sus satánicos templos quieren seguir ganando cada vez más dinero, realizando endiabladas campañas que tergiversan y denigran el Santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, creando e invadiendo todos nuestros pueblos y hogares cristianos con cada vez más diabólicas sectas protestantes.

Todos los hipócritas protestantes mienten descaradamente al pro-clamar que tienen sus nombres escritos en el Libro de la Vida, a sabiendas que absolutamente ninguno de sus criminales nombres está escrito en el Libro de la Vida, por cuanto la Santa Biblia afirma que todos los hipócritas creyentes que nos aborrecen a los cristianos que nos organizamos para ayudarle a nuestros hermanos y hermanas discapacitadas y pobres, son asesinos, homicidas.

Nuestro Dios Padre, a los hermanos cristianos y cristianas que creemos e intercedemos por la salvación de las almas, nos obliga a proclamar la verdad, siempre y en todo lugar, desenmascarando a los predicadores estafadores y asesinos, a quienes tergiversan la Biblia para pervertir y condenar al infierno el alma de los creyentes criminales, los cuales hipócritamente financian y encubren los crímenes y placeres de sus satánicos pastores y falsos apóstoles protestantes.

Los profetas y santos de nuestro Dios Padre, con su fiel testimonio, nos han enseñado cómo debemos obrar los cristianos ante las situaciones de injusticia e inmisericordia que afrontamos en este mundo. Monseñor Romero, nuestro Arzobispo mártir, nos enseñó a ofrendar nuestra vida a favor de nuestros hermanos cristianos discapacitados y pobres, proclamando la obra redentora de nuestro Señor Jesucristo, demostrando nuestra fe, esperanza y caridad eclesial.

Los cristianos no debemos callar ante la injusticia e inmisericordia protestante. Los cristianos no debemos ser cómplices de los criminales. Nuestro Dios Padre nos obliga a hablar por todos nuestros hermanos mudos, y también por todos los creyentes ignorantes, diciéndole públicamente a los satánicos protestantes que no sigan siendo criminales, que no sigan asesinando a nuestros hermanos y hermanas discapacitadas y pobres, que no los sigan estafando y obligando a padecer y morir en condiciones infrahumanas.

Aunque les disguste, a los protestantes debemos enseñarles el santo evangelio y la sana doctrina de nuestro Señor Jesucristo, para que no sigan financiando a los pastores estafadores y asesinos.

Aunque no les guste, a todos los pastores y creyentes ignorantes, estafadores y asesinos, debemos decirle la verdad, para que dejen de ser criminales e hipócritas. Es por la salvación de sus almas.

Y la verdad es que en Santa Rosa de Lima los pastores protestantes se han dedicado a pervertirlos y estafarlos, proclamando falsas doctrinas, realizando falsas sanaciones, profetizando lo que conviene a sus diabólicos intereses, creando cada vez más sectas satánicas, condenando al infierno las almas de sus fanáticos y criminales seguidores.

Para colmo de males, a los pastores protestantes ya vino a hacerle competencia la secta del Hermano Toby, el pastor mujeriego, el pastor mentiroso que encarcelaron y condenaron en USA, el pastor usurero que tiene el millonario negocio de apropiarse los terrenos y casas de los protestantes que no pueden cancelar sus hipotecas. Tal como ha sucedido en la capital y en otros municipios, gracias a esa infernal y usurera secta protestante, en los años sucesivos, muchas familias de nuestro departamento perderán sus casas y terrenos, las cuales pasarán a ser propiedad del usurero Hermano Toby.

Nuestro departamento, La Unión, es uno de los más desorganizados e insolidarios de El Salvador, donde los cristianos nunca hemos tenido la dicha de unirnos para construirle miles de viviendas a nuestras familias pobres, ni Escuelas de Educación Especial a nuestros hermanos discapacitados, debido a que los satánicos protestantes se han dedicado a proclamar falsas doctrinas, convirtiéndose en malignos creyentes, cada vez más desmadrados, perversos y egoístas.

Desgraciadamente, por orden de Satanás, tal como lo han hecho hasta ahora, los pastores y creyentes protestantes seguirán creando y financiando más sectas protestantes, porque ese es su satánico negocio protestante, seguir condenando cada vez más almas al infierno.

Dios bendiga a nuestros enemigos y nos libre de la infernal condenación que financian las sectas protestantes.

Alfredo Medrano



 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal