La mejor manera de ayudarnos - Inspiración de Jesucristo

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La mejor manera de ayudarnos

Comunicados


LA MEJOR MANERA DE AYUDARNOS


En el templo de Santa Rosa de Lima, decenas de niños y jóvenes católicos fuimos acosados y abusados por el homosexual Padre Leopoldo y por su sucesor el pederasta Padre Maligno; al igual que ha estado sucediendo en muchos templos en todo el mundo.

Acosar y abusar sexualmente a niños y jóvenes en los templos, es un crimen severamente castigado por la Ley de Dios y las leyes civiles. En todo el mundo, miles de víctimas estamos denunciando a los sacerdotes criminales que desprestigian a nuestra Santa Iglesia Católica, para que no sigan cometiendo crímenes impunemente.

A raíz del escándalo mundial provocado, la Conferencia Episcopal en Estados Unidos de Norteamérica ha expulsado a 218 sacerdotes que se dedicaban a cometer crímenes sexuales en los templos de la Iglesia Católica. Desde la década de los 60, al menos 850 sacerdotes católicos han sido acusados de abusos sexuales a menores en E.U.A. y a 350 de ellos se les retiró del sacerdocio antes de este año, agrega la publicación. Ver noticia

Gracias a Dios, el proceso de saneamiento sacerdotal en la Iglesia Católica es irreversible. El cardenal Theodore McCarrick dijo ayer que existe consenso entre los prelados para adoptar en lo sucesivo la norma de expulsar a todo sacerdote culpable de abuso sexual. McCarrick dijo que no había dudas sobre las intenciones del Papa cuando dijo el martes que “no hay lugar en el sacerdocio y la vida religiosa para quienes hacen mal a los jóvenes”. “El abuso que ha causado esta crisis es considerado correctamente como un crimen por la sociedad” y constituye un “pecado abominable” a los ojos de Dios, dijo el Pontífice. Ver noticia

El presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, monseñor Wilton Daniel Gregory, afirmó ayer que la lucha dentro de la Iglesia Católica estadounidense continúa, para impedir que los seminarios “sean dominados por homosexuales”. “La lucha continúa. Es importante que se combata para que los seminarios y los noviciados no sean dominados por homosexuales”, afirmó al término de la primera sesión. Ver noticia

En la parroquia de Santa Rosa de Lima, después de haber comprobado su depravación sacerdotal y los graves daños y perjuicios que causan a sus víctimas, durante los últimos veinticinco años hemos estado luchando contra los sacerdotes homosexuales y pederastas y sus fieles seguidores y encubridores, contra la red de depravación sexual y robo y despilfarro de dinero y desprestigio que han impuesto en nuestra Iglesia Católica.

Nuestro antiguo cura párroco, el homosexual sacerdote Leopoldo Barreiro Gómez, utilizó nuestra Conferencia Episcopal y el Seminario de San José de la Montaña para corromper, promover e imponernos como cura párroco al pederasta Padre Maligno, al que en nuestro sagrado templo abusó sexualmente de varios monaguillos menores de edad.

Nuestra lucha contra los sacerdotes criminales, es justa y necesaria, es nuestro deber y salvación. Durante veinticinco años, en todas nuestras publicaciones hemos ido exponiendo los hechos, para que se conozca la verdad y se erradique la mentira. Nosotros no le tememos a la verdad, porque sabemos que la verdad nos hará libres. Los sacerdotes y monseñores corruptos le temen a verdad, porque saben que la verdad les condena.

En la parroquia de Santa Rosa de Lima se está librando la eterna lucha entre el bien y el mal, entre la verdad y la mentira. Las víctimas de los sacerdotes obramos bien, exponiendo ante todo el mundo la verdad que desenmascara la depravación sacerdotal; ellos obran mal, manipulando a sus fieles seguidores con mentiras que jamás podrán derrotar la verdad, que desenmascaran la hipocresía sacerdotal.

En Santa Rosa de Lima, las víctimas de los sacerdotes homosexuales y pederastas, estamos combatiendo la depravación, desenmascarando los crímenes que han cometido en nuestros templos e instituciones. Los sacerdotes y monseñores corruptos en la Iglesia se creían poderosos, pero espiritualmente les hemos demostrado que están condenados al infierno que crearon en El Salvador, porque han tratado de seguir imponiendo su maldad, con mentiras y falsos testimonios que les condenan cada vez más.

Para ayudarnos a quienes en la Iglesia estamos luchando contra la depravación sacerdotal, es fundamental reconocer que los sacerdotes homosexuales y pederastas son criminales severamente castigados por la Ley de Dios y las leyes civiles.

En lo mediático, la mejor manera de ayudarnos a luchar contra la depravación sacerdotal, es difundiendo la información que desenmascara los crímenes sexuales cometidos por los sacerdotes en nuestros sagrados templos.

En definitiva, la mejor manera de luchar contra la corrupción sacerdotal, es ayudándonos a promover la organización, financiación y construcción de obras sociales que beneficien a los más pobres hermanos y hermanas de El Salvador.

Durante treinta años, los sacerdotes homosexuales y pederastas y sus fieles financistas y encubridores, se han negado a que comience a funcionar la Clínica Parroquial de Santa Rosa de Lima.

Los sacerdotes y obispos corruptos no quieren que la Clínica Parroquial de Santa Rosa de Lima funcione, porque esa es la principal reivindicación nuestra, que el dinero recaudado no se destine a financiar a los sacerdotes depravados, sino a auxiliar y beneficiar a nuestros más pobres hermanos y hermanas.

Para que de inmediato comience a funcionar nuestra Clínica Parroquial, tenemos disponible el local Juan Pablo II, el equipo odontológico donado y veinte mil dólares depositados en la sucursal de Scotiabank, así como médicos dispuestos a atender a los pacientes, al igual que lo están haciendo en la Guadalupana de San Miguel, y en tantos otros templos de El Salvador y del mundo.

La indemnización eclesial que en Santa Rosa de Lima y en todo el mundo hemos comenzado a recaudar e invertir por todos los graves daños y perjuicios que durante treinta años nos han causado los sacerdotes homosexuales y pederastas, tal como está expuesta en toda nuestra documentación y como lo hemos venido haciendo hasta ahora, en lo sucesivo servirá para continuar auxiliando y beneficiando a nuestros más pobres hermanos y hermanas cristianas.

De hecho, la información que hemos recabado para promover el macrojuicio y la que está publicada en este sitio, hemos podido investigarla y redactarla gracias a la indemnización que hace veinticinco años comenzamos a recaudar en España, en cuanto los sacerdotes homosexuales y pederastas se opusieron a la realización de obras sociales en nuestra parroquia.

En este sitio continuaremos publicando todas las inversiones en investigación y obras sociales que hemos realizado, y las que proyectamos realizar con la indemnización que recaudamos para ayudar a los más pobres hijos e hijas de nuestro Dios Padre.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal