Son asistencialistas corruptos - Inspiración de Jesucristo

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Son asistencialistas corruptos

Proyecto Generador de Empleo


SON ASISTENCIALISTAS CORRUPTOS

«Animal y persona coexisten en ellos
por voluntad de sus progenitores
desde el nacimiento.»

Hombres de Maíz


En nuestro continente estamos acostumbrados a tratar con hombres y con bestias. Son hijos de sus padres, por eso hacen lo mismo que sus abuelos y sus tatarabuelos, generación tras generación. En nuestro continente los conquistadores se comportaban como animales rabiosos y, cuando regresaban a España, se presentaban como personas honorables. No existía veracidad entre lo que allá hacían y lo que aquí aparentaban. Allá asesinaban y aquí eran héroes. Engañaban a todos, incluso a los reyes, a quienes hipócritamente rendían pleitesía. Ese mismo mal continuamos soportando hoy en día. Lo que aquí dicen las instituciones benéficas, no concuerda con lo que allá hacen. Aquí desde hace años existe la Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo y, para mayor desgracia, ni siquiera coordinación existe entre ellas. Son incapaces de generar desarrollo, porque nunca han tenido necesidad de desarrollarse. Son ricos mentirosos. Todos son asistencialistas. Se justifican y encubren unos a otros. Todos los años gastan miles de millones de pesetas en propaganda, prensa, radío, televisión, carteles, dípticos, trípticos, correspondencia, video, reportajes, reuniones, asambleas, seminarios, congresos, conferencias, exposiciones, llaveros, pines, pegatinas, postales, banderines, cursos de capacitación, diplomas, anillos de oro, alquileres, gasolina, salarios, gastos de representación, investi­gaciones, tesis, tesinas, libros, revistas, campañas recaudatorias, manifiestos contra el hambre, contra la guerra, contra la pobreza, contra la marginación, contra el narcotráfico, contra la drogadicción, contra la desforestación, contra los incendios, contra la contaminación ambiental, contra el militarismo, contra las bombas nucleares, contra los armamentos convencionales, contra la corrupción, contra el capitalismo, contra el desempleo, contra el racismo, contra la xenofobia, contra todo lo que se les ocurre, en mil cosas que parecen todas muy bonitas y positivas, pero que a nosotros, a los pobres, no nos sirven para nada. Dicen que luchan contra el aborto y abortan las iniciativas laborales de los pobres. Dicen que luchan contra la droga y tienen atontado a todo el pueblo. Dicen que luchan contra el terrorismo y les gusta participar en la matanza de todo el mundo. Dicen que luchan contra la corrupción y se roban la limosna de los pobres. Dicen que son cristianos y no dejan de ofender a Dios. Dicen que son ateos y son inmora­les. Que recuerden que a la hora de contabilizar las pérdidas, nosotros incluso contabilizamos el tiempo que pierden respirando inútilmente. ¿Acaso ellos nos liberan de la miseria? ¿Acaso creen que los salvado­reños vamos a agradecerles porque llegaron a remendarnos a unos cuantos heridos, cuando han matado a decenas de miles de nuestros hermanos durante los últimos doce años de guerra? ¿Acaso no conocen el origen de nuestros conflictos? ¿Acaso no llevamos cinco siglos luchando para librarnos de la miseria colonial que nos impusieron los conquistadores españoles y demás imperios europeos? ¿Acaso fuimos los hombres y las mujeres de nuestro continente quienes pegamos el primer balazo y el primer cañonazo en esta prolongada contienda?

¿Acaso los Médicos Del Mundo han colaborado o están colaborando para la pacificación y el desarrollo de nuestras naciones? ¿Acaso no saben por qué nunca pueden ayudarnos? No pueden ayudar­nos, por una sencilla razón: porque ignoran lo que es desarrollo. Los españoles desde que llegaron comenzaron a pedirnos y robarnos oro y plata para enriquecerse. Y ahora continúan haciendo lo mismo, pidiendo y robando millones de pesetas, para continuar enriqueciéndose. Creen que con dinero lo arreglan todo y se lo gastan todo, en nada. Así nos demuestran que aman más al dinero que a nosotros. Así nos demuestran que confían más en el dinero que en nuestros pueblos y naciones. ¿Acaso no saben que nuestras organizaciones populares confiaron en la capacidad de lucha y realización de los salvadoreños y que por eso logramos avanzar hasta donde ahora estamos? ¿Acaso los salvadoreños no sabemos luchar, negociar y velar por nuestros intereses?

¿Por qué millones de pobres estamos dispuestos a dar incluso la vida para trabajar por el desarrollo de nuestras naciones? Lo hacemos porque sabemos que nos conviene. Millones de hombres y mujeres en todo el mundo estamos dispuestos a trabajar y compartirlo todo durante toda la vida cuando encontramos un millón de razones para hacerlo. Y tenemos infinidad de millones de razones para ser los artífices de nuestro propio desarrollo. Y estamos en pleno desarrollo, con nuestras manos en oración, con nuestra conciencia tranquila, con nuestra fuerza de trabajo, con lo que nos nace del corazón, sembrando en Europa la semilla de nuestra paz y de nuestro amor. Aquí, poco a poco, comenzarán a comprender las bondades de nuestro proceso pedagógico de reconversión permanente. Ahora les estamos enseñando públicamente lo que nunca han querido reconocer íntimamente.

En la actualidad el voluntariado europeo es puro cachondeo. Durante los últimos años aquí han creado un montón de instituciones benéficas para pedir dinero. Ahora todos quieren ser hermanitas de la caridad, pero sin comprometerse, a la ligera. Sólo porque tienen títulos universitarios se meten, a la sumba y marumba, para fracasar en nuestras naciones que desconocen e irrespetan. Son simplistas. ¿Por qué será que los jóvenes profesionales españoles siempre andan buscando subvenciones y dinero fácil para gastarlo hipócritamente? ¿Por qué será que siempre terminan imitando los errores de los fracasados y de los corruptos? ¿Por qué serán incapaces de ver el firmamento y comprender que la existencia vale la pena vivirla en su plenitud? ¿Cómo es posible que no perciban la grandeza de la creación de nuestros pueblos indígenas? ¿Cómo es posible que no se den cuenta que tenemos iguales derechos humanos? ¿Por qué se disfrazan de ovejas para continuar defraudándonos? ¿Acaso no son terroristas los multimillonarios estafadores asistencialistas que matan de hambre y corrompen a millones de seres humanos? ¿Acaso no eran terroristas conquistadores los que llegaron a estafarnos y matarnos a nuestro continente? ¿Acaso no siguen estafando y explotando a nuestros hijos los mismos que atracaron y asesinaron a nuestros padres y hermanos?


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal